En León, aparentemente, no se producen casos de bullying. No consta que se produzcan.

La Consejería de Educación no registra ninguna petición de traslado de centro escolar con motivo de acoso escolar en los últimos dos años. A pesar de que sí que se han producido denuncias, tras activar el protocolo pertinente, desde la Junta en ningún caso se ha considerado que existiera este grave problema que sigue aflorando con nuevos casos.

En el caso que se denuncia en este artículo, ni la dirección del centro, ni su tutor, ni la Dirección Provincial de Educación, ni la Inspección han movido un solo dedo. El modus operandi es siempre el mismo: negar el acoso, negar la persecución y así negar la existencia del problema.

Curiosamente… parece que los traslados sí que se producen.. pero tiene pinta, por lo que dice el titular del artículo anteriormente referenciado, que son cuidadosamente silenciados:

¿Quien sufre las represalias por haber denunciado en este caso? Un niño. Y, por supuesto, sus padres.

¿Qué les ocurre a los que miran hacia otro lado, niegan la existencia del problema y permiten, con su comportamiento, que se infrinjan tratos crueles, inhumanos y degradantes a un niño ? ¿Podría considerarse como un nuevo caso de tortura? Según establece el derecho penal internacional, todo parece indicar que así podría ser.

 

https://www.ileon.com/actualidad/087788/los-casos-de-bullying-en-leon-no-dejan-rastro-en-las-solicitudes-de-cambio-de-colegio

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies