La prohibición de la tortura y de los tratos crueles, inhumanos y degradantes es un derecho absoluto, no derogable[1]. Lo que quiere decir que no existe la derogación ni ante circunstancias especiales como pueda ser la guerra, terrorismo, o cualquier emergencia pública similar que amenace la vida de la Nación que podrían ser invocadas como excepción[2]. De la misma manera, tampoco una orden de un oficial superior puede ser invocada para llevar a cabo un acto de este tipo[3].

Como ejemplo, en el “caso Furundzija”, el ICTY (International Criminal Tribunal for the former Yugoslavia) estableció que:

“Debido a la importancia de los valores que se pretenden proteger, el principio ha evolucionado hacia una norma perentoria o ‘jus cogens’ que viene a establecer que es una norma que disfruta de un rango mayor en la jerarquía internacional que la Ley de un tratado o incluso leyes ordinarias de carácter consuetudinario (frecuentes, habituales o tradicionales)”[4]

____________________________________________________

[1]Declaración Universal de los Derechos del Hombre, Art. 5; Convención de Ginebra, Art 3; ECHR, Art 3; ICCPR Art 7

[2]Convención contra la Tortura, Art. 2

[3]Convención contra la Tortura, Art. 2

[4]Tribunal Criminal Internacional para la antigua Yugoslavia, El Fiscal vs. Furundzija, Trail Chamber, 10 de diciembre de 1998, parágrafo 153.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies